Patologías y Prestaciones

Tumores de hipófisis y base de cráneo

Los tumores más frecuentes son los adenomas, neurinomas y meningiomas.

Adenomas

Es un tumor relativamente común, que se origina en las células que forman la glándula hipófisis o pituitaria, una glándula endocrina del tamaño de un poroto, ubicada en la base del cerebro, que produce numerosas hormonas y cada una interactúa con otras glándulas u sistemas en partes específicas del organismo; es la encargada de regular la actividad de la mayor parte de las demás glándulas endocrinas del cuerpo. 

Este tumor es el más común de la zona, siendo generalmente de carácter benigno (no cancerosos) y de lento crecimiento. Afecta por igual a hombres y mujeres, con una mayor incidencia entre los 30 y los 40 años.

Ver más sobre adenomas

Neurinomas

El neurinoma es un temor benigno que normalmente se origina en la vaina de mielina que recubre los nervios es por eso que puede presentarse en cualquier nervio del cuerpo humano. 

A nivel cerebral el lugar más frecuente de aparición es en el ángulo ponto-cerebeloso. En esta zona se denomina neurinoma del acústico ó Schwannoma vestibular ya que su origen es en una de las ramas del VIII par craneal: el vestibular. 

Al originarse dentro del conducto auditivo provoca la disminución o pérdida de la audición del lado afectado. 

Se trata de una enfermedad poco común y es más frecuente en mujeres que en hombres y con una edad de 50 años aproximadamente.

En casos excepcionales, puede crecer con rapidez y ser lo suficientemente grande como para ejercer presión contra el tronco cerebral y dificultar las funciones vitales.

Ver más sobre neurinomas

Meningiomas

Un meningioma es un tumor que surge a nivel de las células aracnoidales de las meninges, que son las membranas que rodean el cerebro y la médula espinal. Por lo que puede aparecer en cualquier sitio del Sistema Nervioso Central. Es el tumor benigno más frecuente del cráneo y suele ser de crecimiento lento. Representan el 20% de las lesiones tumorales intracraneanas con una incidencia de 2-3 cada 100.000 habitantes. Son más frecuentes en mujeres que en varones (2:1), su incidencia máxima ocurre en el sexto y el séptimo decenios de la vida. Algunos son de herencia familiar. 

Su localización más común es entre el cerebro y las meninges, sin infiltrar los tejidos cerebrales ni espinales en su gran mayoría. Igualmente hay algunos meningiomas que no guardan un plano de separación entre el cerebro y el tumor (microinfiltración). En pocos casos, se ubica dentro de los ventrículos cerebrales o en estructuras meníngeas de la parte basal, en estrecha relación anatómica con nervios craneales y estructuras vasculares. 

La localización y extensión del tumor puede general imposibilidad de extirpación completa de la lesión. 

Ver más sobre meningiomas