Patologías y Prestaciones

Programa de Recuperación Acelerada en Cirugía Coloproctológica

El desarrollo de protocolos de recuperación acelerada en cirugías coloproctológicas (colon, recto y ano) ha revalorizado los cuidados que conforman el periodo perioperatorio, es decir aquel que comprende tanto antes, como durante y después de la intervención quirúrgica.

A pesar de las mejoras en cirugía y anestesia, muchos pacientes sufren complicaciones luego de cirugías gastrointestinales mayores. Pese a alcanzar seguridad en procedimientos cada vez más complejos, recuperar la funcionalidad total puede llevar semanas o meses. 

Es así como en este tipo de cirugías nos encontramos ante el gran desafío de abandonar prácticas que se consideran seguras por otras que sugieren ser superadoras.

A partir de aplicar un protocolo de recuperación acelerada en un centro médico de alta complejidad como lo somos en Hospital Privado, los principales objetivos que se persiguen son: 

  • La reducción del estrés quirúrgico.
  • Un alta precoz.
  • Menores complicaciones.

A nivel mundial, cabe destacar que en las últimas dos décadas se han desarrollado este tipo de programas, denominados también como Vía de Recuperación Acelerada (VRA). Estos se presentan como resultado de un nuevo consenso integrado de los cuidados perioperatorios que reorganizan la atención del paciente alrededor de la cirugía. Dicha reorganización se fundamenta en la combinación de múltiples intervenciones con beneficios demostrados científicamente que tienen un beneficio exponencial al aplicarlas en conjunto, y que permiten reducir el estrés fisiológico que genera someterse a una cirugía y apoyar también que la persona tenga un retorno temprano a sus funciones. 

Cabe señalar que nuestro servicio de Cirugía General cuenta con una experiencia previa en este tipo de programas de recuperación acelerada en coloproctología. Participan de este tanto médicos clínicos como cirujanos, anestesiólogos, nutricionistas, personal administrativo, de enfermería y kinesiología.

También aquí cumple un rol fundamental el paciente, al constituirse como un miembro protagonista del proceso para dejar de lado su estado pasivo y formar parte activa en la toma de decisiones conjuntamente con el grupo de trabajo multidisciplinario.