Novedades

Hospital Privado Cordoba Actualidad

Semana Mundial de la Lactancia Materna

Viernes 4 de Agosto de 2017

Nuestro Hospital se suma a la Semana Mundial de la Lactancia Materna que se celebra del 1 al 7 agosto, en más de 170 países. Esta iniciativa es propuesta por la Alianza Mundial pro Lactancia Materna (WABA), entidad que trabaja conjuntamente con OMS y UNICEF, con el propósito de proteger, promover y respaldar la lactancia materna.

La importancia de la lactancia materna 

La lactancia materna es la forma ideal de aportar a los niños pequeños los nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludable.

Prácticamente todas las mujeres pueden amamantar, siempre que dispongan de buena información y del apoyo de su familia y del sistema de atención de salud. Además, el rol de la lactancia materna favorece el vínculo afectivo entre la mamá y el hijo,  favorece el crecimiento de la flora intestinal saludable en el lactante y muestra un rol protector ante enfermedades como Diabetes 1 y2, hipercolesterolemia, hipertensión arterial y obesidad.   
La OMS recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses, la introducción de alimentos apropiados para la edad y seguros a partir de entonces, y el mantenimiento de la lactancia materna hasta los 2 años o más.

Consejos para empezar esa maravillosa aventura

Amamantar a tu bebé es algo natural y maravilloso, aunque algunas veces se hace difícil. La mayoría de las mujeres apenas lo ha visto hacer, así que, llegado el momento, es común no saber por dónde empezar. Los tres pilares básicos de una lactancia normal son el deseo de hacerlo, apoyo e información. Además, es importante tener en cuanta alguna una serie de recomendaciones: 

  • La lactancia materna es el alimento perfecto para tu bebé y es irremplazable.
  • Sólo pecho: la lactancia materna exclusiva asegura la completa nutrición de tu bebé. Esto quiere decir que no necesitará otros líquidos ni alimentos al menos durante los 6 primeros meses. Si hace mucho calor, pedirá con más frecuencia, ya que el pecho calma la sed, además de brindar su alimentación. Salvo situaciones excepcionales, los suplementos no son necesarios ya que ponen en riesgo la lactancia, porque hacen que disminuya la producción de leche. Tampoco son necesarios los chupetes.
  • Pedir ayuda en casa: es importante solicitar ayuda a tu familia y amigos, sobre todo en las primeras semanas, para que puedas dedicarle todo el tiempo necesario a tu bebé, ya que para él sos la única persona con la que se siente seguro.- Ponerse cómoda: busca una posición cómoda para amamantar, con la espalda y brazos bien apoyados y los hombros relajados. Podés sostener a tu bebé delante del pecho, piel con piel, y dejar que él busque el pecho.- Asegurar la posición: cuando el bebé encuentre el pecho, asegurarse de que su nariz esté a la altura del pezón, para que abra bien la boca. Parte o toda tu areola debe estar dentro de su boca. 
  • Del calostro a la leche: el bebé nace preparado para estar 2 o 3 días alimentado exclusivamente con calostro (un líquido espeso y amarillento con un alto contenido en células de acción inmunitaria, proteínas y vitaminas), por lo que no necesitará nada más. En unos días se convertirá en leche de transición (algo más clara y líquida) y poco después en leche madura.
  • Olvídate del reloj: cada vez que tu bebé dé muestras de hambre ponelo sobre tu pecho (a la mínima duda, ofrécele), sin tener en cuenta horarios y hacerlo todo el tiempo que sea necesario. Los recién nacidos suelen alimentarse entre 8 y 12 veces al día, pero es importante saber que cada bebé es único y no todos sus días son iguales.
  • Que "vacíe" el pecho: la composición de la leche varía durante la toma, la del principio es más "aguada" y la del final más grasa. Cuando termine con el primer pecho, ofrécele el otro. Y en la siguiente toma empieza por este último (o por el que notes más lleno o ingurgitado). También hay bebés que se sacian con un sólo pecho en cada toma. 
  • Asegurar la producción de leche: La producción aumenta con la frecuencia del amamantamiento y se mantiene dando el pecho a demanda. Si lo haces así, te asegurarás de tener la cantidad de leche que necesita en cada momento y etapa de crecimiento. Cuando el bebé necesite que la producción aumente, demandará mucho más a menudo (no te asustes, ¡no te estás quedando sin leche!). El pecho recibe el mensaje de que ha de producir más y en 2 o 3 días se ajusta a la nueva situación.

Es importante recordar que la lactancia es el vínculo de amor que vuelve sanos, fuertes y felices a nuestros hijos. 

Fuente:
Dra. Virginia L. Robles
Especialista en Ginecología y Obstetricia
Servicio de Ginecología y Obstetricia Hospital Privado